RESVERATROL PARA LUCHAR CONTRA LAS PATOLOGÍAS ASOCIADAS A LA OBESIDAD

 

 

 

S

  n estudio científico, en el que participa la Universidad Pablo de Olavide-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC),coordinado por la Universidad de Harvard y el Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA) de Baltimore, ha demostrado que el resveratrol, una sustancia natural que se encuentra en las uvas, el vino o las nueces, mejora la salud y la supervivencia de ratones en dietas hipercalóricas. Los resultados de este hallazgo se publicaron ayer en la edición digital de Nature.

 

M. Rosario Marín

Aumento de glucosa en sangre y de la presión arterial, menor capacidad motora, dificultad respiratoria o envejecimiento precoz, son algunos de los efectos negativos de la obesidad generada por una dieta hipercalórica, rica en grasas. Pero estas patologías pueden revertir o prevenirse gracias al resveratrol, un activador de una familia de enzimas llamadas sirtuinas, que se encuentra en alimentos como las uvas, nueces o vino. Esto es lo que ha demostrado un trabajo internacional, coordinado por la Universidad de Harvard y el Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA) de Baltimore, en el que ha participado el grupo de investigación de Biología Celular de la Universidad Pablo de Olavide, junto a las universidades Johns Hopkins, Baltimore (Estados Unidos), y Sydney (Australia). Además, han participado los centros de investigación americanos Pennington Biomedical, Salk Institute y Sirtris Pharmaceuticals.

Plácido Navas en el laboratorio

Este estudio ha sido realizado en ratones y como apunta el investigador principal del grupo sevillano, Plácido Navas, "estos resultados en ningún caso son extrapolables a los humanos. En este tema hay que ser precavidos, porque aunque podrían abrir expectativas en un futuro en esa dirección, de momento las investigaciones se han centrado en ratones macho y todavía no se ha estudiado nada sobre los posibles efectos secundarios de esta sustancia en humanos".

Se trata de la primera vez que el resveratrol se utiliza en mamíferos y en este caso se le suministró, diluido en agua, a una muestra de unos doscientos ratones de un año de vida que se sometieron a tres dietas diferentes durante seis meses: una dieta normal, una dieta hipercalórica, rica en grasas, y una dita hipercalórica complementada con resveratrol. Los investigadores analizaron diversas variables que se usan como indicadores de salud, además del grado de supervivencia de los animales. El estudio demuestra que sólo después de seis meses de tratamiento, el resveratrol había evitado la mayoría de los efectos negativos de la obesidad generada por una dieta hipercalórica. Y es que, como explica Plácido Navas, "el resveratrol facilita el metabolismo de las grasas y hace que el ratón tenga el mismo nivel de azúcar en sangre que uno normal".

Resultados de investigación

Concretamente, los resultados de la investigación, que se publicaron ayer en la edición on line de Nature (www.nature.com), han reflejado que la curvas de supervivencia de los grupos alimentados con dieta hipercalórica y con esta dieta más resveratrol empezaron a divergir a partir de la semana 60, en la que los animales con resveratrol ya tenían una ventaja de unos 3-4 meses en la supervivencia. Al envejecer, la mitad de los ratones sometidos a una dieta rica en grasas había muerto mientras que del grupo con resveratrol sólo lo había hecho menos de un tercio.

Ratones empleados en la investigación

Por otra parte, los ratones obesos tratados con resveratrol estaba más sanos que los obesos sin tratar. Cuando se está obeso es más difícil el consumo de glucosa porque se necesita más insulina, y ésta es insuficiente, como en el caso de la diabetes tipo 2. Aquí se ha observado que los ratones obesos tenían una mayor concentración de insulina, glucosa y el factor de crecimiento IGF-1, marcadores que en humanos predicen el desarrollo de la diabetes, comparado con los ratones obesos tratados con resveratrol. Sin embargo, el resveratrol no tiene mejores marcadores de salud que los ratones alimentados con una dieta normal.

Pero donde más diferencias, en cuanto a los parámetros de salud se refiere, se encontraron, fue en el hígado. El tamaño y el peso de este órgano en los animales no tratados con resveratrol era el doble que el de los ratones tratados con resveratrol. Los hepatocitos de estos hígados tratados con resveratrol también tenían un aspecto saludable. Entre otras cosas hay que destacar que poseen más mitocondrias que los alimentados sólo con la dieta hipercalórica. Las mitocondrias son las estructuras que se encargan de metabolizar los azúcares y lípidos para la producción de energía.

Además, el análisis del rendimiento físico durante el envejecimiento demuestra que los ratones tratados con resveratrol mantienen sus habilidades motoras que pierden los ratones obesos. En este sentido, como señala Navas, "el resveratrol revierte los efectos negativos de la obesidad respeto a las habilidades de movimiento y coordinación".

En definitiva, pese al gran interés de la ciencia por avanzar en todo lo que sea aplicable a la mejora de la salud y calidad de vida, "habrá que esperar para ver cómo sigue el curso de estas investigaciones", apunta cauto el investigador sevillano.


(Más...)